jueves, 12 de mayo de 2016

EL PLACER DEL DOLOR






Cuando en alguna conversación sale el tema BDSM (siempre que sea fuera del circulo de quien lo practica), hay dos preguntas que surgen habitualmente y que son muy difíciles de contestar incluso para los entendidos.

Cómo es posible que alguien sienta placer causando dolor a otro y cómo alguien puede excitarse cuando le causan dolor.

Azotar y ser azotado, infligir o recibir dolor, sádico o masoquista, son dos caras de la misma moneda que inevitablemente han de ir unidas. No es fácil la explicación, pero somos afortunad@s y tenemos a una persona que podrá hacerlo sin duda.






Buenos días Sr. Marqués, expectante a todo lo que nos puedas decir del tema.


Sr. Marques: Buenos días Virginia.
Es curioso como mucha gente asocia el dolor a no sentir excitación y sin embargo, muchas chicas (hablo de chicas porque es lo que más conozco), adoran que les tiren del pelo fuerte o una penetración fuerte que también produce dolor, pero como es un dolor unido a la pasión, lo transforman en que son más deseadas o mejor folladas y cambia esa percepción. Pues demos un paso más, avancemos y hagamos ver a esas chicas que un dominante usa su cuerpo para "castigarlo", para disfrutarlo, para tomarlo como suyo, como una posesión, muchas ya con el hecho de entregarse se excitarían.

Si además este Dominante lo azota, lo castiga, pero a la vez lo mima y acaricia, puede hacer que llegue al clímax aun sin poder sentarse luego en una semana o teniendo que dormir de lado tres días a causa de los azotes.

Es más, eso es parte del placer del dolor, cuando al volver a tu vida rutinaria, al sentarte y notar los azotes, al moverte y sentir el dolor, recuerdas inevitablemente la sesión de sexo que has tenido y hace que vuelvas a excitarte.

O al llegar a casa, y al desnudarte ver las marcas en tu cuerpo, volverás a revivir la sesión y volverás a excitarte.

Una sesión no es solo el momento en el que hay sexo, sino que también es importante las sensaciones que hay después.








Virginia: Entiendo, veo aquí la sensación de placer que recibe la sumisa a través del dolor, durante e incluso después de la sesión. ¿Qué es lo que te causa placer a ti, o a otro Dominante?

Sr. Marqués: Algo muy similar, tanto en la vida como en el sexo hay algo que es mucho más poderoso, la mente. Para un Dominante, tener a una persona sometida y dispuesta a que hagas con ella lo que desees, incluso azotarla y “castigarla” es un placer increíble.

Si a eso le sumas la sensación de ir azotando y luego acariciar un cuerpo azotado y esas marcas que tú has dibujado, el placer es mucho mayor.

Virginia: Has comentado en muchas ocasiones, que no te gusta el dolor por dolor sino como forma de conseguir placer, ¿Te excita también las sensaciones que provocas en tu sumisa?

Sr. Marqués: Por supuesto, me da mucho placer ver como cuando la he azotado y le toco, está excitada y chorreando.

Virginia: ¿Qué instrumentos o juguetes sueles utilizar?

Sr. Marqués: Me gusta atar con cuerdas o esposas y usar varas, gatos y fustas.

Virginia: ¿Tienes en cuenta los que sean más del gusto de tu sumisa?

Sr. Marqués: Sí, pero uso los que me gustan a mí para divertirme y así que mi sumisa disfrute con mi diversión.

Virginia: Entiendo que se descubre la tolerancia al dolor poco a poco, se van rebasando límites, ¿Quién controla esos límites, el Amo o la sumisa? En las charlas que he tenido con varias sumisas me han comentado que su Señor conocía su cuerpo mejor que ellas, es por eso que hago esta pregunta aunque pueda parecer ilógica.

Sr. Marqués: El Dominante, si es bueno, va aprendiendo y averiguando.

Virginia: ¿Cómo? ¿Cómo aprendes y averiguas tú?

Sr. Marqués
: Explorando y mirando sus reacciones, observando como su cuerpo se mueve tras los azotes, viendo si desea más y más fuerte, o no…
Empatía Virginia.

Virginia: ¿Crees que el dolor y la humillación van de la mano?

Sr. Marqués: No. Pero ambas cosas me gustan.

Virginia: ¿No implica humillación estar expuesta, atada y siendo azotada? Quiero decir, ¿no es eso parte del placer para un Dominante, el tenerla a su merced como un juguete? Y por otro lado, ¿no es parte también eso del placer de la sumisa, saber que su Señor puede usarla como quiera?

Sr. Marqués:
 Sí, pero parte, para mi la humillación va mucho más allá, eso digamos es lo básico.

Virginia: En este momento tengo mil preguntas que necesitan de muchas respuestas, pero no quiero ser acaparadora, dejaré  que vosotr@s tengáis la opción de preguntar... Si el Sr. Marqués está de acuerdo, claro.

Sr. Marqués: Por supuesto que estoy de acuerdo Virginia, me parece los mejor.






Aquí lo tenéis, yo creo que es un tema muy interesante y sé que tenéis muchas preguntas, no seáis tímid@s, ¡hacerlas! Cuantas más preguntas más información tendremos tod@s y yo estoy deseando saber, soy curiosa, no lo puedo evitar.

Es vuestro momento…¡¡Adelante!!






40 comentarios:

  1. Buenos días Sr.Marqués y Virginia,de nuevo un placer la oportunidad de aprender,supongo que a casi tod@s nos gustaría probar azotes sexualmente,pero luego en el día a día supongo que será distinto,mi pregunta es,el-la sumis@,desea esos azotes,palmadas,etc siempre y se excita?o es algo exclusivo de las sesiones?Usted Sr.Marqués lo limita sólo en sesiones,o es para cualquier situación,como preludio?Muchas gracias de antemano,Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Anaysa, pues no es exclusivo del dominante, las sumisas a desean incluso más que los dominantes jajajajaja, ser azotadas. En el día a día, bueno, no es como una sesión pero se puede hacer algo, aunque yo ya que me pongo , me pongo, lo otro lo veo algo vainilloso y dejar a medias

      Eliminar
    2. Hola Anaysa, gracias a ti por comentar siempre :)

      Eliminar
  2. Buenas tardes Sr. Marqués y Virginia, hay algo que has dicho señor que es muy cierto y es que a muchas nos gusta que nos tiren del pelo o una penetración fuerte e incluso un azote en el culo en determinado momento y cierto es que a través de eso muchas nos damos cuenta de que queremos más e ir más allá y probar cosas nuevas como los azotes por ejemplo,lo único es decidirse a probarlo no todas llegan a hacerlo, en fin no me alargo ya que no tengo preguntas solo expreso lo que siento y me gustaría probar, un saludo y gracias por ayudar a aclarar muchas dudas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Miriam, gracias por tu aportación. Si te gustaría probar, solo hay una opción. Hacerlo

      Eliminar
    2. Buenas tardes Miriam, gracias por tu comentario!

      Eliminar
  3. Buenas tardes Señor Marques y Virginia. Se que unos azotes excitan, que te agarren fuerte del pelo también y una penetración fuerte...pero ¿qué pasaría si la sumisa no soporta todo el dolor que el amo quiere infligir? Supongo que incrementando poco a poco el dolor y acompañándolo de cuidados se pueda aumentar la aceptación de más dolor, pero ¿si no es así? ¿El Amo se adapta a la sumisa o simplemente no sigue con esa relación? Se que habrá más factores a parte del puramente físico en la relación Amo - sumisa, pero en su caso ¿cómo reaccionaría Sr. Marques?
    Muchas gracias por el blog y por sus respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Noemí, encantada de tenerte aquí de nuevo!

      Eliminar
    2. Buenos días Noemí, a ver, una relación BDSM no es tan distinta a una vainilla en muchos ámbitos. Que ocurre si en una pareja uno quiere sexo anal y el otro no? pues o bien se rompe si es insalvable o bien uno se aguanta no hay más.
      Obviamente es un problema si el Amo quiere azotar y la sumisa no admite azotes o azotes de nivel. Hay sumisas que no soportan el dolor y sumisas masoquistas, como todo en la vida tienes que encontrar quien te complemente y si hay un problema insalvable poca opción veo, aunque siempre se puede intentar mejorar y disfrutar d novedades.

      Eliminar
    3. Muchas gracias por su respuesta Sr. Marques. También supongo que se pueda aprender a disfrutar del dolor, aprender a gestionarlo...
      Imagino que con práctica y un buen compañero todo es posible

      Eliminar
    4. Virginia, muchas gracias por este blog tan interesante, estoy aprendiendo mucho.

      Eliminar
    5. Por supuesto Noemí, se puede aprender a disfrutar de él e ir más a más.

      Eliminar
  4. Llegamos al tema central. El dolor. En lo personal soy cobarde para el, sin embargo, es verdad que hay ciertos momentos que yo misma he llegado a pedir que se haga tal o cual cosa.
    Me están esclareciendo muchas cosas y manteniendome curiosa y espectante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nai,se que se te aclaran cosas, pero sigues teniendo algunas que no acabas de comprender no? Sé que tienes preguntas, no te las quedes para ti hazlas!
      Muchas gracias por comentar, y por tus próximas preguntas jajajajaja

      Eliminar
    2. Si, hay muchas dudas jajajajaja realmente el tema me da mucho respeto, pero vamos a comenzar, que soy novata en esto y tengo bastante curiosidad.
      A ver si la planteo bien. Sr. Marqués, en mas de una ocasión nos has dejado claro que no te gusta el dolor por dolor, pero.. ¿Cómo es que intuyes que una sumisa está lista para comenzar el dolor? ¿Es casi desde el inicio o es paulatino que comienza ese juego? Porque parto desde esa premisa, todo viene como parte de un juego de roles en que ambos son las piezas principales. Pero, para llegar a esta parte, ¿En qué momento decides comenzar con una sesión? Solo hay azotes en distintas partes del cuerpo ¿cuando ella hace algo mal? O eso es totalmente indiferente.
      Sé que hay una palabra de seguridad, en caso de ella usarla, que supongo que es porque ella llegó a un límite, ¿hablan del porque se ha usado? ¿Es ahí el punto para romper un nuevo límite?

      Eliminar
    3. Buenas Naitora, como Virginia ha dicho me alegro te lanzaras a preguntar.
      Bien, iré poco a poco, como empieza el juego de azotes y dolor, pues conociendo a la persona, hablandole de sensaciones y juegos y decidiendo experimentarlo. Una vez está en ello, observando a la azotada/o y viendo sus reacciones, el cuerpo es amplio para azotar y disfrutar, no solo hay que ceñirse al culo. Hay que ir progresivo y aumentar el ritmo y la fuerza, todo poco a poco.

      Claro que hay azotes cuando se hace algo mal, pero esos azotes no son para exitar, sino para castigar y ahí no hay tanto miramiento.

      Si se usa la palabra de seguridad, buen planteamiento haces, hay que ver el porque se ha usado y que ha llevado a ese límite y ver si se puede rebasar o no.

      Saludos y gracias por tu colaboración

      Eliminar
  5. Muy Buenas Tardes me encanta este tema si es verdad que me pasa como nai no me va mucho el Dolor pero creo que algo exitante si es
    Reitero las gracias al Sr Márques y a ti Virginia por esta seccion me parece muy interesante

    y Tambien me gustaria probarlo pero claro creo q tengo miedo y si probandolo descubro que soy sumisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar y si me permites no puedo evitar hacerte una pregunta ¿que crees que pasaría si al probarlo descubres que eres sumisa?No has de contestar si no quieres. Gracias :)

      Eliminar
    2. buenos días, si probándolo descubres que eres sumisa, habrás entrado en un mundo maravilloso

      Eliminar
  6. Muchas gracias Sr.Marqués!!! Tengo otra pregunta,es posible que por agradar a su Amo el sumis@,traspase su límite de dolor? Hay señales que no sean verbales,( palabra de seguridad)que Usted como Amo y Tutor pueda detectar que ha llegado a ese límite?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Anaysa, claro que hay muchas señales, cuando notas cmoo se estremece y los gestos de su cara no son de disfrutar, hay que estar atento para saber dirigir y jugar

      Eliminar
  7. Buenas dias Sr. Marqués y Virginia, ya tenía ganas de leer otra entrada, de todas las cosas que he leído,el dolor es lo que más me para,es algo que creo que no podría aguantar,y me pregunto,
    -¿Alguna vez ha tenido alguna sumisa que pensara que no podía soportar el dolor y luego le ha gustado mucho?
    Y otra pregunta, ¿Alguna vez en alguna sesión ha azotado más fuerte de lo que pensaba y a habido alguna lesión?
    De momento ninguna pregunta más como siempre muchas gracias a los dos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Celeste, gracias a ti por tus comentarios, agradezco mucho que te atrevas a preguntar :)

      Eliminar
    2. Buenas tardes Celeste, pues bien, si, de hecho muchas han encontrado que el dolor es más placentero de lo que parece.
      Ha habido morados y marcas, lesiones puede haber más con las ataduras no echas bien que con los azotes. Lesiones como tal me refiero.

      Eliminar
    3. Gracias una vez mas por aclararme algunas dudas

      Eliminar
  8. Buenas a ambos, yo reconozco que con todo esto siento curiosidad y el tema del dolor para mi es abstracto.
    Me refiero que creo que tengo que vivirlo en mis carnes para saber si me gusta o no.
    De primeras una no quiere sentir dolor, también es cierto que se pasa por relaciones donde algún que otro azote hay, pero nada más.
    No sé cómo reaccionaría yo a ese dolor, yo como siempre pensando en mi postura...

    Y ahora mi pregunta, si el Sr.Marqués la ve muy directa o tú Virginia no la ves adecuada puedes eliminarla: ¿alguna vez infligiendo dolor en una sesión ha llegado al clímax?
    Me refiero si además de ser ella la que llega al clímax, tú también lo haces. Perdón, usted.

    Gracias por el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no sé como llamarte, me suena raro decirte fieltro de roma jajaja. Bueno, muchas gracias por tu comentario y decirte que para mi ninguna pregunta es inadecuada si se hace con respeto. Tu pregunta me parece interesante, esperemos contestación :)
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
    2. Hola Virginia, jeje. Soy Macarena, en facebook me verás como Macarena Cordero, lo mismo así te suena más. Un beso.

      Eliminar
    3. Buenas Macarena,he llegado a exitarme mucho mucho, a penetrar mientras está atada y está siendo azotada, incluso a correrme sobre su cuerpo atado y azotado, pero solo con azotes NO

      Eliminar
  9. Hola Virginia y Sr Marques! Me encanta este post y me llena de curiosidad el tema, mi pregunta es la siguiente: Ha encontrado alguna vez una mujer que sepa dar respuesta a su dolor para darle placer a usted? o sea , que si le gusta aparte de dar dolor para excitarse , que le den , no un castigo ,sino una restricción ,unos fustazos, unas cachetadas o simplemente que le niegen tocarla o penetrarla . Espero que no me censuren la pregunta y con todo el respeto del mundo hacía Virginia y el Sr Marques

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aure, muchas gracias por tu comentario. Te digo lo que le he dicho a Macarena, cualquier pregunta es buena si se hace con respeto. No es un blog donde se censure este jajajaja Pregunta cuanto quieras, cuanto más mejor. :)

      Eliminar
    2. Gracias ,soy muy preguntona Jajajaja

      Eliminar
  10. Buenas Aure, he encontrado a mujeres que mientras más las humillas, mas exitada se encuentran, mientras mas te impones y le prohibes, más se exitan, si, las he encontrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero le gusta mas o menos a usted? Y si el dolor le pone algo agresiva ,como que muerde vamos! Usted que hace? Perdón si soy pesada

      Eliminar
    2. Buenos días, no eres pesada para nada. Me gusta, a mí particularmente me gusta mucho practicarlo.
      Mi sumisa no tiene permiso para morderme, distinto es que yo se lo dé o en algún momento concreto de pasión lo haga, pero hacerlo por hacerlo y ponerse agresiva no lo tolero.
      Que hago yo si eso pasa? hay que conocer a la sumisa para ver como actuar en ese caso.

      Eliminar
  11. Gracias Sr.Marqués por las aclaraciones,Muaks

    ResponderEliminar